jueves, 15 de junio de 2017

Reconociendome

Los diversos momentos varían,
confiado en Dios espero fiel.
Los diferentes caminos surgen,
mientras la senda buena de vida va.

Errante peregrino en ocasiones soy,
como acertado de ideas radiantes.
La firme esperanza deposito en Dios,
Quien mi senda guía presto estar.

Contemplas cada paso que doy,
nunca me dejas en deriva al mar.
Estrechas el entorno de mis sueños,
cultivándome riquezas infinitas.

Diste la vida desde la cruz del madero,
salvando por siempre la humanidad.
Guiando los senderos del camino,
fortaleciendo la esperanza pobre.

Sigues de cerca mi ser frágil,
con ideas que van y vienen fuertes.
Convencido de interrogantes,
¿Somos niños?
¿Estamos aquí o allá?
¿Vamos o venimos?
En fin, sólo importa el Amor.

¡Eres nuestro fiel y buen Pastor!
"No hay otro camino en este paraíso".
La verdad viene de ti, eminentemente,
Puro Amor absoluto escalar.

Arrastrado por el viento del mar,
siempre Tu misericordia me sostiene.
Vivo y muero a cada momento,
pero existo en una dócil confianza.

Siendo Tu Señor El dueño de la Tierra,
El Universo te pertenece absoluto,
Alfa y Omega, principio y fin,
poderoso del Universo infinito,
eres amado Dios justo Salvador,
El más amoroso y comprensivo.

Reconozco mi fragilidad humana,
encuentro tu respuesta inmediata.
Que bueno eres siempre,
nunca me abandonas a mi idea,
Te veo en mis sueños de esperanza.
Permitiendo que caiga,
luego me levantándome.
Limpiando mis heridas,
y reconstruyéndome como quieres.

Amado Dios justo y bueno,
gracias por tu bondad infinita.
Purificas mi Alma cada día,
devolviéndome a la verdadera vida,
reconociéndome desde mi realidad.



martes, 13 de junio de 2017

Amandote

Gira el Sol en una armónica alabanza,
en un eje memorial del tiempo.
cada Planeta moviéndose al compás,
en sincrónica imaginación celeste.

Radiante vida tiene su luz gentil,
alumbra el corazón sincero y bueno.
Alumbrando el de oscuro pensar fijo,
disipando las tinieblas al resplandor.

Entendidos somos de cuidado,
con vestidos de Luna llena.
Para recibir al Libertador Eterno,
en el rincón más profundo nuestro.

Cabellera despojada al sendero,
formando alfombras fértiles.
Anunciando armónicos lazos,
fulgurando sabiduría saciada.

Todo cuanto descubro es puro Amor,
realidad real interminable ante Ti.
El recorrido del reloj está relativo,
Tu presencia es fiel y nunca muere.

¡Estas siempre! sintiéndote cerca o lejos,
vives en mi corazón y no se como.
No soy como esperas, "pero me aceptas",
Me amas sin distinción de naturaleza.

Duermo en la esperanza concreta,
me formas como acordeón de estrellas.
Dándole cause a mi ser, ignoto y frágil,
conoces al detalle infinito mi realidad,
¡Amándote, bueno y poderoso Dios!
sabiéndote cerca de mi.






viernes, 9 de junio de 2017

El Alpinista de Neptuno

Sale un alpinista del pensamiento,
imagino estar allí, ¡Neptuno!
Que rostro alegre curioso y extraño.
Muestra una esperanza entendida,
mientras miro al cielo azul profundo.

Océano de sueños como en la Tierra,
viviendo lleno del buen amar.
Sin tener miedo a la distancia,
apartado del rencor y cerca de su Luna,
consiente del tormento silvestre.

Aroma de una Atlántica fría por fuera,
caliente por dentro de su sentir.
Tiene brisas de agua Neptúnica,
en fuerte fresca variante canción.
Por todas partes se escuchan trompetas,
frágiles virutas de partículas congeladas.

Renuente al Sol indómito espectral,
allí vuelan las ideas liricas.
Se escucha el hielo afuera,
se siente el fuego adentro sabiéndose frágil,
reconociendo su retoño lunar sincero.

" ¿Adónde están las lluvias eólicas?"
Lluvias que dan destellos de luz.
El viento las transforma azules,
soñando campanas danzantes.
"Es gran distancia,
al trecho hiperbólico infinito."

Su tiempo no conoce la Tierra,
Sólo vuela por el cielo festejando.
¡Míralo de lejos vacilante!,
preguntando ¿cuando vendrán por mi?

"Tierra y Neptuno tan similares",
atentos al fuego del Sol,
Sumisos al descanso de su Luna,
llenos de aire puro.
Agua que nunca cae, sólo corre,
este sentir se une firme.
Dorando al lienzo pintura,
la corteza de suelos blandos.

Este espejo azulado es real,
tan real como el Sol,
distante como la mente.
Cercano en el amor,
próximo a resplandor de la luz,
Misericordioso océano azul,
de praderas inimaginables.